Artículos

Imprimir

AMAT VICTORIA CURAM.

Escrito por Antonio Garcia Palacios on . Escrito en Tribuna de opinión

Valoración del Usuario:  / 121
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Con esta pequeña frase en latín, cuya traducción sería «la victoria es propicia a los que se preparan» nuestro objetivo es introducir una breve pero interesante explicación sobre un gesto, el de «v de victoria», que, hoy día, es realizado con mucha frecuencia, pero con unos orígenes y significado primigenios conocidos por pocos.

1

Según las fuentes, se trata de un signo, empleado de manera exclusiva por los arqueros, que se remontaría a los combates de la Edad Media. A través del mismo, estos guerreros pretendían mostrar a sus adversarios que todavía disponían de los dedos necesarios para tensar la cuerda del arco y hacer uso de sus flechas.

 

Cuando estos hombres sobrevivían al combate y tenían la suerte (buena o mala) de caer en manos del enemigo y evitar una ejecución, se les amputaban el dedo índice y el corazón con la idea de que, en el futuro, no pudieran desempeñar su papel como arqueros en el frente de batalla.

2

 


 

Realmente, mostrar los dedos índice y corazón al enemigo, con las yemos de ambos hacia el propio rostro, constituía un gesto de desafio hacia este y, con el tiempo, llegaría a constituir propiamente un insulto equiparable al hoy tan extendido de mostrar estirado el dedo corazón (también con la yema del mismo hacia el que lo realiza).

3

Uno no puede dejar de pensar si el gesto de la V de la victoria, tan usado durante la SGM tenía ese poso de desafio e insulto.

En realidad, la campaña que extendería ese gesto entre los Aliados se inició con la idea de un belga que trabajaba en la BBC en Londres, Víctor de Levalaye, que pretendía dar ánimos a sus compatriotas en la Bélgica ocupada, a través de la V de la Victoire, o la Vrijheid en flamenco. Para hacerles llegar el mensaje a través de las ondas de radio, se usó el código morse que, curiosamente, coincidía con las cuatro primeras notas de la 5ª sinfonía de Bethoveen.

Winston Churchill se unió a la campaña que, falto de la limitación de Levalaya, sí salía en fotografías en prensa y en el cine en noticiarios y pudo difundir la V conformada por los dedos de la mano.

Y de ahí, a la universalización del gesto, fue todo uno.

Por otra parte, en Inglaterra sería lógico que el gesto de los arqueros hacia sus enemigos (y que en Gran Bretaña se considera una afrenta y falta de respeto) se relacionara con la V de la victoria y que la significación del uno se identificara en el otro con lo que, además de los buenos deseos que por un lado se expresan, se aune el desafio y el insulto que el otro símbolo lleva aparejado.

Saludos.

 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Comentarios   

+1 #7 Marcelo Vera 03-05-2015 20:21
Propicio signo de advertencia para cualquier gobierno autócrata del mundo.
+3 #6 mario rodriguez 28-12-2014 22:31
Muy bueno ! Muchas gracias
+2 #5 mrkiman 04-10-2013 08:56
Me gustó
+4 #4 Rodríguez 05-09-2013 22:22
Muy interesante
+5 #3 Ygnacio Gouveia 01-08-2013 16:33
Bueno
+4 #2 daniel24 17-06-2013 05:51
buenaaaa
+3 #1 temístocles 25-09-2012 23:24
Muy interesante el artículo. Felicidades al autor y a todos los colaboradores de esta revista. Mucho ánimo y adelante, cosas así se necesitan mucho en internet.

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates