Imprimir

NAFTA, EL ARMA SECRETA BIZANTINA

Escrito por Tomás San Clemente de Mingo on . Escrito en Antigua

Valoración del Usuario:  / 9
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

fuego

 

NAFTA, EL ARMA SECRETA BIZANTINA

Tomás San Clemente de Mingo

 

Antecedentes

Fue Julio el Africano durante el siglo III d.c, el primer autor en hablar de un fuego autónomo capaz de prender por si mismo. En efecto, nuevas sustancias habían sido introducidas para formar esta mezcla (azufre natural, sal gema, piedras del cielo, pirita, jugo de moras negras, asfalto de Zante y cal viva). la forma de preparar la mezcla exigía su trituración al mediodía con protectores en la cara ( por su capacidad de ignición). A continuación, se recubría el producto con un recipiente de cobre para su conservación. Una vez que se había untado sobre una construcción de madera, con el calor del sol podía iniciar su combustión. Este fuego autónomo puede ser el antecedente del fuego griego utilizado por los bizantinos.

Fuego griego


A pesar de los avances alcanzados en el mundo grecorromano, fue en el Imperio Bizantino donde se produjeron las mayores innovaciones de toda la Antigüedad en el campo de las armas incendiarias. La principal fue el fuego griego. Mezcla de sustancias inflamables que se empleó de forma sistemática a partir del 673 d.c, aunque lo más probable es que se conociera siglos antes. El nombre de fuego griego fue empleado por primera vez por los cruzados en 1204 durante la cuarta cruzada.
Durante el reinado de Constantino IV Pogonatos (668-685) fueron muchos los refugiados que escaparon de Siria, tomada por los árabes. Uno de los que llegó en su huída a Bizancio fue Calínico de Heliópolis. Este sabio ofreció al emperador los secretos de un nuevo arma incendiaria que iba a revolucionar el arte militar conocido hasta entonces. Sería esta arma, la que haría que la flota imperial venciera a los árabes en el año 673.

fire
El fuego griego era una mezcla pastosa que se inflamaba al entrar en contacto con el agua. La fórmula es una incógnita; se mantuvo en secreto sus ingredientes. Los bizantinos temían tanto que su fórmula cayera en manos enemigas que unos pocos conocían su composición. Razón por la que se perdió. La fórmula se consideró un secreto de Estado hasta el punto que sólo el emperador y la familia de Calinico conocían su composición.
Se cree que se utilizaría petróleo (la nafta que se encontraba en superficie en Mesopotamia y el Cáucaso), cal viva (que produce calor al entrar en contacto con el agua) y salitre ( que se descompone con el calor y desprende oxígeno, lo que provoca la combustión). Al contactar con su destino se adhería a los objetos y cuerpos, siendo imposible de apagar salvo con arena, orina o vinagre.
Para arrojar el líquido, se usaban unos tubos de bronce a modo de lanzallamas. Por medio de bombas se imprimía fuerza a la mezcla como si se tratara de una manguera. Así, se rociaba a los barcos enemigos de tal forma que era imposible de apagar. Incluso los manipuladores de este fluido, debían de protegerse con un escudo metálico semejante a las caretas de los actuales soldadores.
El fuego griego puede ser considerado como la primera arma psicológica de la historia. La mayoría de testimonios que nos han llegado, son relatos de soldados en huída que han visto a sus compañeros de armas morir abrasados bajo el fuego griego.
Aunque no esta demostrada su utilización con anterioridad, ya en el siglo I d.c se conocían las propiedades de la cal viva y es probable que se empleara con fines militares varios siglos antes en el mundo oriental.

 

BIBLIOGRAFÍA: SAEZ ABAD Rubén:  Artillería y poliorcética en el Mundo Grecorromano, Madrid, 2006

 

SALUDOS

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Download from BIGTheme.net free full premium templates