Imprimir

TRES TIPOS DE NAVÍOS DE LA GRECIA ANTIGUA: PENTECÓNTERO, BIRREME, Y TRIREME.

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Antigua

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

penna

TRES TIPOS DE NAVÍOS DE LA GRECIA ANTIGUA:  PENTECÓNTERO, BIRREME, Y TRIREME.

TOMÁS SAN CLEMENTE DE MINGO

El primero de ellos, el Pentecóntero, fue una de las primeras naves de cierta envergadura que surcaron el mediterráneo. Inicialmente, numerosos pueblos marítimos los emplearon para el transporte de personas y mercancías,, antes de ser adaptadas para el uso militar o para la piratería. por este motivo sus características fueron variando a lo largo del tiempo, aunque se cree que las más habituales contaban con aproximadamente 30 metros de eslora y 3 metros de manga. Eran impulsadas por una gran vela cuadrada aparejada en un gran mástil central abatible, así como por 50 remeros (situados 25 en cada banda y en un solo nivel). Su precursor fue el eiksoros, pequeña embarcación de 17 metros de eslora y solo 20 remeros, que menciona Homero como el modelo en el que se embarcaron los aqueos en su aventura troyana. No obstante, las reducidas características de estas naves las hacían más estables y maniobrables que los Pentecónteros para navegar en aguas abiertas. Su importancia radicaba en permitir una mayor capacidad de carga y en su velocidad. La alta y curvada popa se diseño para otorgarles mayor versatilidad, en esta época los puertos adecuados no eran abundantes y la posibilidad de varar la nave fácilmente en cualquier playa era muy importante. los modelos más arcaicos utilizaban dos anclas de piedra, y dos timones a ambos lados de la popa permitían dirigir sus movimientos. Esta zona solía ser la utilizada para acceder a la nave a través de una escalera o rampa.

El Birreme, se cree que este tipo de embarcación surgió alrededor del siglo VIII a.c a partir de diseños anteriores como el pentecóntero. Su mayor innovación consistió en la adaptación y ampliación de la obra muerta en el casco para permitir el posicionamiento de un mayor número de remeros que le otorgaran una capacidad de ataque y maniobra mayor que sus antecesores. Estos nuevos modelos también sustituyeron las anclas de piedra por otras de hierro colocadas en las serviolas que sobresalían a ambos lados de la proa. La cubierta se dotó de un puente, aunque permaneció abierta. El aparejo era muy similar, mientras que el mayor número de remeros se posicionó en dos filas por banda a niveles diferentes. Su eslora disminuyó 1/3 para permitir una mayor maniobrabilidad y estabilidad con malas condiciones de la mar; no obstantes, ello redujo el espacio disponible en la cubierta para transportar tropas, lo que pudo ser germen del cambio de estilo de combate naval, pasando del abordaje y la lucha cuerpo a cuerpo en cubierta, a la embestida con los nuevos espolones.

Los tirremes se conviriteron por méritos propios en las principales y más famosas embarcaciones de la Antiguedad. Participaron en todas las batallas navales más importantes que conocemos y dominaron el Mediterráneo durante siglos por su capacidad, versatilidad y maniobrabilidad. Su aparición, afinales delsiglo VI a.c supuso un paso más al incorporar una tercera línea de remeros que proporcionaba una mayor velocidad, algo esencial para el estilo de guerra naval basado en el empleo del espolón. Con cerca de 40 metros de eslora y entre 3,5- 6 metros de manga en el caso, sus dimensiones lo convirtieron en el mayor barco de guerra. Tenía un calado de 1,5 metros aproximadamente, 3 metros de puntal y un desplazamiento de 45 toneladas, donde los remeros constituían 1/3 del peso total. Dos timones permitían su manejo y los remeros se colocaban en tres niveles superpuestos, alcanzando la cifra de 170 (85 por banda), a los que se sumaban marineros, oficiales y soldados hasta los 200 tripulantes. Existían dos tipos básicos, los más habituales y denominados catafractos, disponían de una cubierta sobre la bancada superior de los remeros para facilitar su protección, y los afractos, sin ella. la velocidad máxima que podían alcanzar los remeros en combate era de 5-6 nudos (9-11 Km/h); aunque, a plena boga, se incrmentaba hasta los 7-9 nudos (13-16,7 Km/h).

BIBLIOGRAFÍA:

SÁNCHEZ SANZ, Arturo: " El Poder Naval de Grecia en el S. V a.C", Zaragoza ( HRM Ediciones), 2015.

 

Saludos

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates