Imprimir

LA MISTERIOSA RUTA DE ANIBAL ¿DESVELADA POR LOS EXCREMENTOS DE SUS CABALLOS DE GUERRA?

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Antigua

Valoración del Usuario:  / 4
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

FUENTE: abc.es

anbal

LA MISTERIOSA RUTA DE ANIBAL ¿DESVELADA POR LOS EXCREMENTOS DE SUS CABALLOS DE GUERRA?

M.P.V

Un grupo de microbiólogos dice haber descubierto restos de excrementos de los animales del ejército cartaginés en el paso de Traversette. El hallazgo podría poner fin al enigma sobre la posible ruta que el contingente utilizó para cruzar los Alpes.

Fue una de las hazañas más grandes de toda historia militar y, a día de hoy, es recordada por su extrema dificultad. Corría el año 218 a.C. cuando -a pesar del insoportable frío, las constantes nevadas y lo escarpado del terreno- el general cartaginés Anibal Barca logró atravesar los Alpes junto a 30.000 soldados, 12.000 caballos y 37 elefantes de guerra. Su objetivo: llegar hasta las puertas de Roma y conquistar por sorpresa la ciudad. Sin embargo, y a pesar lo increíble que fue la gesta, hasta ahora seguía habiendo un misterio a su alrededor que desconcertaba a los expertos:¿Qué ruta utilizó el militar para cruzar las montañas?
Esta pregunta podría haber sido respondida por un grupo de microbiólogos del Instituto para la Seguridad Alimentaria Mundial y la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Queen de Belfast. Estos dicen haber descubierto la ruta (y desvelado uno de los mayores misterios de la historia militar) en base a sus muchos conocimientos científicos y a unos pocos excrementos de caballo. Y es que, el equipo -dirigido por Bill Mahaney, de la universidad de York- afirma haber encontrado heces de los mismos animales que Anibal utilizó para cruzar los Alpes en el paso de Traversette, ubicado entre Francia y Turín.
Las pruebas
Para llegar a esta conclusión, el equipo se sustenta en una serie de análisismicrobianos, de química ambiental y de polen realizados sobre undepósito de materiales fecales -probablemente de caballos- hallados en el paso de Traversette. Estos restos han sido fechados alrededor del año 200 a.C. gracias a un estudio de isótopos de carbono y, por suerte, han sido hallados en el interior de un viejo pantano (uno de los pocos lugares que podría haber sido utilizado por el ejército de Anibal para dar de beber a sus monturas. El lugar fue descubierto durante una serie de expediciones geológicas realizadas en la zona.
En palabras de los expertos, más de un 70% de los microbios del estiércol son de un grupo conocido como clostridium, los cuales suelen aparecer en la flora intestinal habitual de animales. Su futuro análisis, además, podría llevar a la confirmación absoluta de que pertenecen a las monturas cartagineses. Con todo, y a pesar de lo interesante del hallazgo, de momento los investigadores han sido incapaces de determinar con total seguridad el origen animal o humano de las bacterias.
«El análisis genético necesita ser ampliado para estar completamente seguros. Actualmente estoy liderando un programa de microbiología para tratar de reconstruir total o parcialmente las muestras de clostridium encontradas en el fango de Traversette», ha explicado Chris Allen (profesor titular de Microbiología del Medio Ambiente en la Universidad Queen de Belfast y colaborador en el estudio) en un artículo publicado en la página especializada «The Conversation».
En este sentido, el experto ha señalado que también están tratando de encontrar los huevos de las tenias intestinales que pudieran residir dentro de los animales y que hayan quedado «guardados en el lugar como diminutas cápsulas de tiempo».
El paso más difícil
El paso de Traversette es sumamente estrecho y está ubicado en una hilera de picos que se encuentra entre al sur-este de Grenoble (en Francia) y sur-oeste de Turín (en Italia). Se encuentra a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar y, según Allen, es un camino sumamente irregular y abrupto. Esta ruta, curiosamente, fue propuesta hace más de un siglo por el filósofo Sir Gavin de Beer, aunque no fue aceptado por la comunidad científica. En la actualidad, así pues, se le ha dado la razón a este experto.
Con todo, a día de hoy sigue pareciendo extraño que Anibal usase este camino, pues es uno de los más difíciles de la zona. «Aníbal no estaba preocupado entonces por las acciones del ejército romano, le preocupaban más los ataques de las tribus que habitaban esa región, la mayoría galas. Eran una fuerza militar importante y, quizá, se vio obligado a tomar la ruta más difícil para evitar caer en una devastadora emboscada», añade Allen. A pesar de esta teoría, todavía se sigue barajando que pudiera dirigir a su ejército a través de pasos como el de du Clapier, ubicado más al norte y mucho menos traicionero.

SALUDOS

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates