Imprimir

Commandos en el Pireo.

Escrito por Ignacio Pasamar on . Escrito en Antigua

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

1

Pese a lo que todo el mundo cree, los ataques de comandos no son posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Durante la Guerra del Peloponeso, concretamente en el año 429 a.C., Megara y Esparta planearon atacar el puerto ateniense del Pireo mediante un ataque por sorpresa.

El plan de ataque había sido propuesto por la polis de Megara y fue aceptado por los generales espartanos Cnemo y Brásidas.

El Pireo, el puerto de Atenas,  no estaba cerrado ni guarnecido debido a la confianza ateniense en su poderío naval y a que la temporada de hacerse a la mar había pasado: era noviembre y se había licenciado a los remeros  a los que sólo se contrataba durante ocho meses al año (los meses de bonanza del mar).

Los peloponesios enviarían a sus propios remeros por tierra hasta Nisea donde embarcarían en 40 trirremes sin tripulación y pondrían inmediatamente rumbo a su objetivo.

trirreme

El primer paso fue bien; los remeros se embarcaron en los trirremes que les esperaban en el golfo Sarónico pero, en cuanto se hicieron a la mar, a los oficiales les entró el miedo - además de que el viento les frenó considerablemente - y cambiaron su objetivo por el de la isla de Salamina que atacaron y saquearon.

Los atenienses, avisados mediante señales con fuego del ataque peloponesio, creyeron que los espartanos iban camino del Pireo tras ocupar Salamina y se vieron presos del pánico.

Al amanecer del día siguiente,  recuperada la calma, Atanas envió un contingente de infantería para proteger el puerto y una flotilla a la isla.

En cuanto divisaron los barcos, los peloponesios se dieron a la fuga.

Ante el temor de que otro ataque se pudiera producir, y de que los espartanos no cometieran de nuevo el error de pararse a atacar primero la isla de Salamina,  los atenineses reforzaron la seguridad de su principal puerto.

El momento, había pasado y no volverían a darse las circunstancias favorables que el 429 a.C. se habían dado.

trirreme2

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates