Imprimir

¿CÓMO FUERON LOS PRIMEROS FRANCOTIRADORES DE LA HISTORIA?

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Blog

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

FUENTE: onemagazine.es

francotira

¿CÓMO FUERON LOS PRIMEROS FRANCOTIRADORES DE LA HISTORIA?

A. MANZANO

'El requisito más importante para ser tirador de precisión es que lo hagas de forma voluntaria, tener experiencia e instinto táctico.' Pero... ¿cómo fueron los primeros francotiradores del mundo?
En el siglo XVI se descubrió que los disparos de los 'arcabuces' –los fusiles de esa época- eran más precisos si sus cañones tenían ranuras en espiral grabadas en su interior -el ánima del cañón- porque la rotación que recibía la bala –que era esférica- le proporcionaba una estabilidad superior. Sin embargo, este tipo de cañón era muy caro de fabricar porque requería maquinaria de precisión y mucho más tiempo; por ello, sólo se montaba en lujosas armas de caza de la gente rica.
Los 'fusiles rayados'
Nombre que recibían en ese tiempo, se generalizaron en la infantería española desde el 28 de septiembre de 1704, por una real orden por la que se reorganizó la infantería española; debía haber dos de ellos en cada compañía. En caballería y dragones había, en 1715, tres 'carabinas rayadas' en cada compañía. La carabina se diferenciaba del fusil en que tenía el cañón más corto, para que molestara menos al ir montando a caballo.
El marqués de Santa Cruz de Marcenado
Que fue coronel del regimiento Asturias, revela en sus memorias -publicadas en 1730- que, en la batalla, la misión preferente de los tiradores de precisión era abatir a los oficiales del enemigo y así, dejándoles sin dirección, se les podría derrotar más rápidamente. En aquel tiempo, era relativamente fácil localizar en la distancia a los oficiales, pues la moda les obligaba a ir muy vistosos, con el uniforme cubierto de galones dorados o plateados y plumas en el sombrero. Sin embargo, una de las 'leyes de la guerra' no escritas obligaba a los generales de los ejércitos enfrentados en la batalla a prohibir este tipo de disparos contra los oficiales contrarios mientras que el otro bando no empezara.

Durante más de siglo y medio se mantuvieron estos dos tipos de fusiles y carabinas:

La mayoría eran de ánima lisa y la minoría eran de ánima rayada. Sólo cuando a mediados del siglo XIX la industria de guerra pudo fabricar fusiles y carabinas rayadas en abundancia y a precio asequible, cada soldado pudo tener un arma precisa. Pero no por ello se dejó de intentar disparos con mayor precisión y para ello se incrementó en el entrenamiento de los mejores tiradores de cada compañía y se les premiaba con un distintivo que se creó en 1869. Además, se desarrollaron balas alargadas y aerodinámicas, pólvoras de combustión más rápida y mejores aceros para los cañones, avances que aumentaron la precisión de los disparos.

El paso siguiente

Dado a principios del siglo XX, fue añadir miras telescópicas a algunos fusiles, para poder batir con precisión objetivos situados a gran distancia. Y, desde entonces, adoptando fusiles y ópticas cada vez más potentes y precisos, se ha llegado hasta la actualidad, con armas diseñadas específicamente para estas tareas.

SALUDOS

 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Download from BIGTheme.net free full premium templates