Imprimir

OPERACIÓN BERNHARD.

Escrito por José Miguel Fernández Gil on . Escrito en Blog

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Esta operación Alemana fue desarrollada para hundir la economía británica durante la SGM mediante la producción de papel moneda falso. Llevada a cabo por el SS-Sturmbannführer Bernhard Krüger, éste recibió la orden de Himmler de poner en marcha un equipo para falsificar Libras Esterlinas.

1

Krüeger reclutó un equipo de 142 personas especializadas en falsificación ayudados por Alfred Naujocks, especialista en temas de falsificación que ya contaba con un equipo especializado en grabados, papel, tinta e impresión del departamento de seguridad del Estado. También se reclutó a delincuentes condenados por falsificación, a los que se les conmutó la pena a cambio de trabajar en el equipo: entre ellos Salomón Smolianoff y Adolf Burger. El primer centro de operaciones se estableció en el Campo de Sachsenhausen donde había muchos judíos especializados en numismática, impresión y grabados.

La primera tarea primordial era conseguir fabricar un papel idéntico al que el Banco de Inglaterra usaba para imprimir sus billetes. Era necesario que pudiera pasar cualquier prueba física y química que pudieran realizar para detectar la falsificación. Tras numerosas pruebas a diversos materiales se consiguió una tela de algodón que Alemania importaba desde Turquía, que mediante tratamiento químico en diversos laboratorios daría la textura, brillo y color idénticos al original usado por los británicos. Después quedaba reproducir la marca de agua y el sistema aleatorio numérico que llevaban las auténticas Libras Esterlinas. Finalmente se consiguió terminar las primeras planchas y se empezaron a producir las primeras muestras falsificadas.

2

Sturmbannführer Bernahrd Krüger

Ahora quedaba el ingenioso sistema para ponerlas en circulación sin que fueran detectadas por los británicos. Se empezó con pequeñas transacciones con empresas en el extranjero con las que Alemania mantenía algún tipo de comercio, luego se debía dar el gran paso de ponerlas en circulación en mayor cantidad y que llegara al público inglés en sus transacciones diarias en las Islas y sus colonias. Para ello se contó con Friedrich Schwend, un hombre de negocios y millonario, reclutado por Walter Schellenberg del Departamento VI de la Central de Seguridad del Estado. Schwend mediante sus empresas y sus negocios en ultramar empezó a pagar sus importaciones con remesas de Libras falsificadas. Grandes cantidades de Libras fueron llevadas al castillo Labers en Merano desde donde se procedía a su distribución mediante pagos a empresas extranjeras y a agentes pro-nazis en todo el mundo. El propio Cicerón sin saberlo fue pagado con él. Finalmente este dinero, que ya inundaba el mercado de divisas internacional, acabó llegando a Gran Bretaña y al Banco de Inglaterra donde, de manera fortuita, se detectó la falsificación. Un encargado de la oficina de recuperación de billetes encontró, durante un recuento, 2 billetes del mismo valor facial con idéntico número de serie, se procedieron a revisar otras remesas donde se localizaron más billetes falsos y se dio la voz de alarma.

3

Salomon Smolianoff (segundo por la izquierda).

Las Embajadas y Consulados alemanes en Turquía, Suecia, España y Suiza se encargaron de poner en circulación muchos de estos billetes falsos, que salían de "fábrica" a la sazón de unas 400.000 Libras mensuales.

 El Banco de Inglaterra y Wiston Churchill se encontraron con un grave dilema: Dar a conocer internacionalmente la distribución a gran escala de Libras falsificadas o hacerse los desentendidos. La opción escogida fue la segunda, puesto que si se reconocía la distribución a gran escala de billetes falsos repercutiría en la confianza internacional de la divisa británica y hundiría su economía, gravemente desequilibrada ya frente a los Estados Unidos y que se endeudaba día a día gracias a las ayudas materiales que recibía desde ese país. Se consideró el tema como Secreto de Estado. Así, gran cantidad de billetes se mantenía en circulación en manos de particulares por toda Gran Bretaña, sus colonias y dependencias.

4

Los falsificadores. Film austíaco que trata de la Operación Bernhard.

Al final de la guerra se habían falsificado 8.965.080 billetes con valores faciales de 5, 10, 20, 50, 100, 500 y 1000 Libras Esterlinas con un monto total de 134.610.810 Libras Esterlinas, aunque sólo llegaron a ponerse en circulación los billetes de valor más bajo: Los de 5 a 50 Libras. El Banco de Inglaterra aceptó y dio legitimidad al dinero falso ante la imposibilidad de recuperarlo y cambiarlo por papel moneda auténtico debido al endeudamiento de la Hacienda Británica por la guerra e incluso utilizó los billetes recuperados para pagar sus transacciones. A finales de febrero de 1945 el equipo falsificador de Krüger consiguió falsificar el billete de 100 USD, pero la oficina central de seguridad decidió cancelar el proyecto de falsificar 1Mill. de USD y destruir todo el material y las impresiones. Durante años las Libras falsas circularon junto a las auténticas hasta que el Banco de Inglaterra decidió retirar progresivamente de circulación las de mayor valor facial de 5 Libras y no fueron reintroducidas hasta que se cambió el formato e impresión de los billetes de 10 Libras en los años 60, el de 20 Libras se reintrodujo en 1970 y el de 50 Libras en 1980.

Saludos.

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates