Imprimir

EL ASESINATO DEL ARCHIDUQUE FRANCISCO FERNANDO

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Contemporánea

Valoración del Usuario:  / 13
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

arch

 

EL ASESINATO DEL ARCHIDUQUE FRANCISCO FERNANDO

Francisco Javier Buenadicha Gómez

 

En una cálida mañana estival del 28 de junio de 1914, un adolescente bosnio llamado Gavrilo Princip cruza el puente Latino de Sarajevo, se planta delante del Gräf und Stift Double Phaeton en el que viajan el heredero de la corona de Austria-Hungría y su esposa y dispara dos veces. La primera, sobre el archiduque Francisco Fernando, la segunda, aunque la bala va dirigida a Oskar Potiorek, gobernador de la provincia de Bosnia y Herzegovina, alcanza el abdomen de la duquesa Sofía, que llevaba en su vientre el que habría sido su cuarto vástago. De camino al hospital, Francisco Fernando y su mujer mueren. Así empezó el fin del mundo.
Son por todos conocidas las consecuencias que tuvo el Atentado de Sarajevo: Viena exigió responsabilidades inmediatas a Serbia, a la que consideraba instigadora del asesinato. Ante la negativa de Belgrado de que los austriacos investigaran en su territorio le exigió un ultimátum el 7 de julio, que los serbios cumplen en todos sus puntos excepto uno. Austria-Hungría declara la guerra a Serbia el 28 de julio, lo que provoca la intervención del Zar Nicolás II. El complejo sistema de alianzas que había mantenido un tenso equilibrio en el Viejo Continente se rompe y Europa entra en una espiral de violencia, sangre y sufrimiento durante más de cuatro años. La Gran Guerra. La guerra que iba a acabar con todas las guerras.
No obstante, ¿cómo fue realmente el atentado que acabó con la vida del archiduque?

Los protagonistas

ga

                                                                                                                  Gavrilo Princip
Nacido en 1894, Gavrilo Princip era miembro del grupo nacionalista La Joven Bosnia, organización terrorista que aglutinaba miembros de diversas (y excluyentes) tendencias políticas: pan-eslavistas, nacionalistas serbios, anarquistas, socialistas revolucionarios de inspiración rusa… Estaba vinculada a Narodna Obrana (Lit. “La Defensa del Pueblo”) y a Unificación o Muerte, también llamada La Mano Negra, una organización secreta financiada por el ejército Serbio. Tras la independencia del Imperio Otomano, el pequeño reino de Serbia en 1882 había comenzado a favorecer los intereses de los eslavos del sur (croatas, eslovenos, y serbios de Bosnia) en contra de las políticas de Austria-Hungría. Para 1914, se habían sucedido varias crisis en los Balcanes debidas a las dificultades políticas y sociales y a las intrigas de las potencias, fundamentalmente, Rusia y Alemania. El mosaico de pueblos y religiones no hacía sino empeorar es escenario. Tal era la situación, que el término “balcanización” ha pasado a todas las lenguas cultas con los significados de “disgregación territorial” y “polarización política extrema”.

No obstante este clima de tensión, era propósito del archiduque Francisco Fernando dotar a su imperio, del que era heredero, de una nueva cara para legitimar su poder e incluir a las diversas nacionalidades y pueblos que lo componían, dotándolos de autonomía y reconociendo sus particularidades.(1) A pesar de sus propuestas y de su talante abierto, Francisco Fernando no era apreciado por su tío, el emperador Francisco José I, ni tampoco por casi ningún miembro de la aristocracia europea, salvo el káiser Guillermo II. Se había casado con Sofía Chotek, una noble checa que, sin embargo, según la rigidez de la corte vienesa, no estaba a la altura del heredero, circunstancia que obligó a la pareja a contraer un matrimonio morganático (sus hijos no podrían heredar el trono) y que siempre fue despreciada entre los más altos nobles del imperio.

so

                                                                                                                   Sofia Chotek

La Mano Negra había sido fundada en 1901 por Dragutin Dimitrijevi, un militar serbio manipulador, brutal y sangriento que recibía el nombre de Apis, como el dios egipcio. Dos años después, el grupo se confabuló para perpetrar un golpe de estado contra el rey de Serbia, Alejandro I, que acabó en el feroz asesinato del monarca y su esposa, además de varios miembros de la familia real y del gobierno. (2) A partir de ese momento, el estado serbio comenzó a apoyar a organizaciones nacionalistas y eslavistas de todo tipo que actuaban en el territorio astro-húngaro, con el fin de debilitar el poder de los Habsburgo, hasta tal punto que algunos historiadores actuales lo consideran como un estado canalla (Rogue State). (3) Así las cosas, en los primeros años del siglo el terrorismo y la violencia política eran un lugar común en las sociedades balcánicas.

di

                                                                                                               Dragutin Dimitrijevic

 

Los hechos


En marzo de 1914 se anunció la visita del matrimonio a Bosnia para el verano, lo que dio tiempo a los conspiradores para preparar con antelación el atentado. Desde el año anterior, La Mano Negra había empezado a planear eliminar a varios políticos y personalidades austriacas en Bosnia. Al mando de los conspiradores estaban Dragutin Dimitrijevic, Apis, y Danilo Ilic, un profesor serbobosnio. En la ciudad francesa de Toulouse se celebró una reunión en la que se decidió matar a Oskar Potiorek, el gobernador de Bosnia y Herzegovina y la responsabilidad cayó en Muhamed Mehmedbaši, un bosnio musulmán. Dicho plan falló, por lo que Mehmedbaši quedó a la espera de nuevas órdenes.

Muha

                                                                                                              Muhammad Mehmedbasi

En Belgrado, Ilic reclutó a seis jóvenes: Milan Ciganovic, Vaso ubrilovi, Cvjetko Popovi, Trifun Grabež, Nedjelko abrinovi y un joven muchacho de aspecto huraño, constitución débil y mala puntería llamado Gavrilo Princip. Ciganovic, que había sido guerrillero, comenzó a entrenar al grupo y les entregó dinero, armas y munición, además de cápsulas de cianuro para que se suicidaran en caso de que los planes no salieran como esperaban.
El 28 de mayo, Princip, Grabeže y abrinovi abandonan la capital serbia y cruzan la frontera haciéndose pasar por guardias fronterizos, maniobra en la que reciben ayuda de agentes de Apis. Tras diversos avatares, el 4 de junio llegan a Sarajevo. Mientras tanto, Danilo Ilic viaja con las armas por otro camino y se reúne con los conspiradores y con Mehmedbaši, quien estaba en Sarajevo desde su intento de asesinar al gobernador Potiorek. El 27 de junio, Ilic entrega las armas a sus hombres.
El 28 de junio caía aquel año en domingo. Doble celebración: Sofía y Francisco Fernando cumplen catorce años de matrimonio; según el calendario juliano (que sigue la Iglesia Ortodoxa) día de san Vito, de gran importancia para los serbios. En 1389, los turcos habían destrozado a los ejércitos eslavos en la batalla del Campo de los Mirlos, dando comienzo a la ignominiosa presencia otomana en los Balcanes que se prolongaría durante más de cinco siglos. La ciudad hervía de fervor nacionalista. Los siete asesinos están apostados en distintos puntos de la ciudad. A primera hora de la mañana, el archiduque, su mujer y su séquito llegan en tren a Sarajevo. Allí los recibe el gobernador Potiorek y forman una comitiva con seis vehículos. Pasadas las diez de la mañana, llegan a la altura del puesto de Mehmedbaši. Este, nervioso, no alcanza a sacar su bomba y el momento terrible de la muerte se aplaza. Nada ocurre. Todo sigue. Los coches continúan su camino y es el turno de abrinovi. Saca su bomba, rompe el detonador contra una farola, la lanza. Rebota contra la capota del coche y no alcanza su objetivo. Una esquirla rasga la mejilla de Sofía. Aparte de eso, un hoyo en el suelo y veinte personas heridas. La fortuna parece sonreír a la corona imperial. Pero a veces los hombres parecen más predispuestos a su destino que las Moiras. En vez de abandonar el lugar rápidamente y ponerse bajo seguro, el archiduque ordena que se atienda a los heridos y que el resto continúen hacia el Ayuntamiento.Mientras, abrinovi se ha tragado el veneno y lanzado al río. El cianuro es de mala calidad y ni siquiera lo deja inconsciente. Es detenido poco después. Cuando pasan por ubrilovi, este ve a la duquesa Sofía y siente piedad: no dispara. Popovi había huído antes, cuando abrinovi detonó si éxito su artefacto. Princip también oye la explosión y piensa, lógicamente, que el plan ha tenido éxito. Sin embargo, advierte que se llevan detenido a abrinovi y saca el revólver para matar a su compañero y ahorrarle la agonía. En ese momento aparece el automóvil del archiduque, cuyo casco adornado con extravagantes plumas es inconfundible. Princip no hace nada. Todavía no.

lat

                                                                                                             Puente latino de Sarajevo

El séquito continúo su andadura hasta el Ayuntamiento, donde fueron recibidos por el alcalde de la ciudad y siguieron con su visita con aparente normalidad, completando los rituales y ceremonias de rigor. Tras la salida del consistorio municipal, Francisco Fernando decidió cancelar las actividades que tenían en la agenda y acudir al hospital a visitar a los heridos por la bomba. La duquesa prefiere acompañarlo. Dicha decisión les costaría la vida a los dos.
En el momento en el que pasan cerca del bazar, el conductor se da cuenta de que se ha equivocado de camino ¡no van al museo, sino al hospital! Como el coche carece de marcha atrás, hay que empujarlo para ponerlo en su sitio. La operación es lenta y costosa. Gavrilo Princip lo observa todo desde una de las tiendas del bazar: parece mentira que tal aparatosa sucesión de chapuzas, suerte y azar hayan conducido a este momento. No puede sacar la bomba, la pistola es más rápida. Dos tiros, nada más. A bocajarro. En ese instante nadie parece darse cuenta de lo que ha ocurrido y el coche arranca a toda velocidad. La duquesa se desmaya. No, no se desmaya. Se muere. Francisco Fernando, agonizando, pronuncia sus últimas y célebres palabras: “Sofía, no te mueras, vive por nuestros hijos”.(4) Moriría poco después, a las once de la mañana. El resto ya es Historia.

El juicio


Todos los implicados directamente en el atentado, excepto Mehmedbaši?5, fueron capturados. Princip estuvo a punto de ser linchado por la multitud, pero fue rescatado por guardias de seguridad y apresado. Se celebraron dos juicios, conocidos como “el juicio de Sarajevo” (en 1914) y el “juicio de Tesalónica” (en 1917). El primero se celebró del 12 al 23 de octubre y se dictó el siguiente veredicto el 28 de octubre (6):

- Gavrilo Princip: 20 años de cárcel
- Vaso ?ubrilovi?: 16 años de cárcel
- Cvjetko Popovi?: 13 años de cárcel
- Danilo Ili?: Muerte por ahorcamiento (ejecutado el 3 de febrero de 1915)
- Veljko ?ubrilovi?: Muerte por ahorcamiento (ejecutado el 3 de febrero de 1915)

Princip fue condenado tan solo a veinte años de prisión debido a su minoría de edad (7). Trasladado a Terezin (en la actual República Checa, a unos 70 km de Praga) enfermó de tuberculosis y murió meses antes de que finalizara la Gran Guerra de la que él había encendido la chispa, el 28 de abril de 1918. Célebres son sus palabras que le dedicó al director del penal en Viena, antes de que le trasladaran:
"No es necesario que me lleven a otra prisión. Mi vida ya se acaba. Sugiero que me claven en una cruz y me quemen vivo. Mi cuerpo en llamas será una antorcha que guíe a mi pueblo por el camino de la libertad"(8)

her                                                                                       Princip sigue siendo un heroe para muchos bosnios

Quedaban, no obstante, los autores intelectuales del magnicidio, miembros todos ellos de las altas instituciones serbias. Fueron condenados ya durante la guerra, en Tesalónica, cuando las autoridades serbias decidieron librarse de ellos para que su soberanía fuera legitimada por Francia (que estaba por entonces en conversaciones de paz con Austria-Hungría). Apis fue condenado a muerte y fusilado el 26 de junio de 1917. Muhamed Mehmedbaši fue condenado a 15 años de prisión. Murió en 1943.
Se ha achacado comúnmente a las autoridades austriacas que, frente a la insistencia del archiduque de acudir a una zona tan conflictiva, no hicieron nada por disuadirle. Además, la pareja asesinada recorrió un camino totalmente previsible en un coche descubierto y apenas se desviaron de una ruta muy concurrida y de fácil acceso para cualquiera. En definitiva, el magnicidio resultó un éxito debido a la inoperancia de los servicios de seguridad austriacos más que a la efectividad de los perpetradores, aunque sin duda la suerte y la casualidad también influyeron.
A pesar de lo traumático del atentado, la sangría no era perentoria. Durante el mes que siguió a aquel día fatídico, la guerra pudo haberse evitado y la crisis pudo haber sido resuelta por medios diplomáticos. Fueron la incapacidad y la desidia de los políticos europeos, o quizá su desinterés en mantener la paz lo que finalmente condujo al mundo a la catástrofe. Pero eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Bibliografía:

Clark, Christopher (2014) Sonámbulos. Cómo Europa fue a la guerra en 1914. Barcelona: Galaxia Gutenberg.
Hastings, Max (2013) 1914. El año de la catástrofe. Barcelona: Crítica.
Enlaces útiles:
http://www.austria-hungary.piczo.com/ - Página sobre el atentado, con biografías de los protagonistas (en inglés).
http://wwi.lib.byu.edu/index.php/Main_Page - Repositorio de documentos sobre la I Guerra Mundial.
Y dos vídeos de interés, ambos sobre el atentado y su influencia en el desencadenamiento de la Gran Guerra. El primero es del Canal Historia, como puede verse, aunque la calidad no es muy buena. El segundo ya ha sido presentado en Historia Rei Militaris y es el primero de una serie de 10 capítulos:
https://www.youtube.com/watch?v=9tAMh7a9EMU
https://www.youtube.com/watch?v=AMbomBoVUEg&list=PLvT38Wd2pygZZPurH_PFQTZUB4s-2u1sA&index=2


1 Prueba de ello era la propuesta, planteada por un círculo cercano al archiduque, de crear unos “Estados Unidos de la Gran Austria”
(vid. http://es.wikipedia.org/wiki/Estados_Unidos_de_la_Gran_Austria).

2 Los cuerpos del matrimonio fueron destripados y mutilados y arrojados por un balcón del palacio real, según Clark, C (2014): Sonámbulos. Cómo Europa fue a la guerra en 1914. Barcelona: Galaxia Gutenberg, pp. 34-35)
3 Hastings, M. (2013): 1914. El año de la catástrofe. Barcelona: Crítica.
4 Clark, C. Op. cit. 432
5 Quien huyó a Montenegro y huyó a Serbia en circunstancias nunca aclaradas.
6 Hubo además otros muchos acusados.
7 La mayoría de edad se alcanzaba a los 20 años. Como Princip nació el 25 de julio de 1894, todavía restaba más de un mes para llegar a dicha edad.
8 http://wwi.lib.byu.edu/index.php/The_Assassination_of_Archduke_Franz_Ferdinand (en inglés).

 

 

EDITADO POR TOMÁS SAN CLEMENTE DE MINGO

 

SALUDOS

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates