Imprimir

LA BATALLA DEL MAR DEL CORAL (Y 3).

Escrito por José Miguel Fernández Gil on . Escrito en Contemporánea

Valoración del Usuario:  / 5
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

El posterior relato de los hechos seria trasmitido por el capitán de corbeta Shigekazu Shimazaki (al mando de la segunda ola de ataque a Pearl Harbor) puesto que Takahashi no regresaría vivo de esta misión.

1

A las 11:18h se inició el ataque y los B5N2 se dividieron en tres escuadrillas para atacar por diferentes vectores, mientras que los D3A2 caerían desde los cielos, el USS Yorktown y el USS Lexington: cometerían el error de distanciarse durante el ataque dividiendo el apoyo del fuego antiaéreo de los escoltas.

 

El USS Lexington recibía apoyo directo de los cruceros pesados USS Astoria, USS Portland y USS Chester que causaban una masacre a los atacantes creando una terrible barrera de fuego antiaéreo alrededor del portaviones. El aparato de Shimazaki, volando a ras de agua, se aproximó al portaviones y tras lanzar su torpedo estuvo a punto de chocar contra la proa del USS Lexington. Este buque, atacado por 2 escuadrillas de torpederos desde ambas amuras, no consiguió sortear todos los torpedos. Dos de ellos lo alcanzarían por babor y momentos después una bomba de 250 kg hacía explosión en una caja de urgencia de 127mm de babor y otra en la estructura de la chimenea. El estallido próximo de tres bombas en el agua le provocó la rotura de varias planchas del casco y sus respectivas vías de agua por debajo de la cintura acorazada de 152mm.

lexington

Este demoledor ataque trajo consigo una funesta consecuencia que se pasó por alto en esos momentos: la rotura de varios sellos estancos de los depósitos de combustible de aviación, que derramaban su contenido en las sentinas del buque y esparcían los letales vapores por varios compartimientos inferiores. El ataque al portaviones había durado 9 terribles minutos y había producido una escora de 7 grados a babor, inutilizado dos de sus ascensores a paño de la cubierta de vuelo, tres de sus seis cámaras de calderas parcialmente inundadas y tres importantes incendios en su interior.

lexington2
Por su parte el USS Yorktown recibía el apoyo directo de los cruceros pesados USS Minneapolis y USS New Orleans junto a 4 destructores. Más maniobrero que el USS Lexington por su menor eslora, fue atacado sólo por una amura con torpederos y el ataque no fue coordinado con los bombarderos en picado que no lanzaron su ataque hasta 9 minutos más tarde, por lo que pudo sortear fácilmente los torpedos que le lanzaron. Una solitaria bomba de 350 kilos alcanzó el portaviones cerca de su isla atravesando 4 cubiertas y estallando en su interior. Provocó 37 muertos y 33 heridos y desató un incendio. El estallido próximo de otras dos bombas le abrirían el casco por encima y por debajo de la línea de flotación y posteriormente el lanzamiento de un solitario torpedo pudo ser esquivado por el portaviones, así pues el ataque se dio por finalizado a las 11:45h.

yorktown

Hacia las 12:45h, a bordo del USS Lexington todo parecía bajo control: se había corregido la escora, las bombas de achique mantenían casi secas las tres cámaras de calderas inundadas que se habían vuelto a encender y el buque navegaba a 25 nudos aprestándose a recibir varios aparatos propios cuando a las 12:47h sobrevino el desastre. Una terrible explosión sacudió el portaviones levantándolo fuera del agua. Al principio se creyó que una bomba japonesa con espoleta de retardo había estallado, en realidad fue la chispa eléctrica de un extractor de humos de los compartimientos inferiores que había detonado los gases inflamables de la gasolina de aviación en la proa del buque. Un incendio de increíbles proporciones engulló rápidamente la proa del buque propagándose hasta el centro, al tiempo que la explosión de municiones y otras bolsas de vapores de gasolina añadían más destrozos al buque por debajo de su cubierta acorazada de 76mm. El espeso humo invadió los compartimientos inferiores y el hangar del USS Lexington, los extractores de humos se detuvieron por falta de fluido eléctrico así como las comunicaciones interiores, las luces y los colectores de agua antiincendios. Mientras todo esto ocurría, el USS Lexington aún estaba recuperando aparatos que regresaban del ataque al IJN Shokaku y debajo de su cubierta protectora el infierno desatado era imposible de contener así se llegó a las 14:45h, cuando una segunda terrible explosión sacudió el interior del portaviones y dejó inutilizada la ventilación de todas sus cámaras de calderas y de máquinas que tuvieron que ser evacuadas por el terrible aumento de temperatura, convirtiendo el buque en un horrible brasero y sin gobierno.
El destructor USS Morris se le abarloó para pasarle varias mangas activas contraincendios, pero era como apagar las llamas del infierno con cubos de agua. Sacudido por explosiones secundarias y ante el peligro de explosión de los pañoles de torpedos y bombas, el capitán de navío Sherman, ordenó el abandono del buque que derivaba empujado por el viento. La operación se realizó completamente en orden y sin pánico. Los heridos acomodados en las balleneras fueron arriadas al agua, mientras que el resto se arrojaba al océano Pacifico para ser recogidos por los destructores de escolta a pesar de que el buque, empujado por el viento, abatía hacia sotavento a una velocidad de dos nudos y los que se habían arrojado al mar por esa amura tenían que nadar para evitar ser golpeados por el llameante casco. El rescate de náufragos no se cobró ninguna vida.

coral see
Poco antes de las 19:00h el USS Phelps, terminada la recogida de náufragos, le lanzó a las órdenes de Fletcher 5 torpedos, de los cuales 4 le alcanzaron por debajo de la flotación, y lo arrastrarían al fondo del Mar del Coral a las 20:00h en llamas y azotado por violentas explosiones internas llevándose consigo los cadáveres de 216 de sus tripulantes.

 

Saludos.

 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Comentarios   

0 #2 Jose Miguel Fernandez 03-08-2014 15:47
Al principio se creia que era una b uena tatica para minimizar daños, pero a posterior en las otras batallas aeronavales en 1944 y 1945 se vio que era mucho mas efectivo que los portaviones permanecxieran en el centro y formar varios anillos concentricos con los buqes de apoyo como barrera antiaerea, las bajas en los aviones japoneses aumentaron considerablemen te y los daños empezaron a min imizarse hasta los "Kamikazes", alli el objetivo era asegurar un impacto, no sobrevivir
0 #1 APV 28-07-2014 22:27
Aunque distanciarse los dos portaaviones supuso dividir los fuegos antiaéreos de apoyo.
¿Pero no obligó también a dividir más el ataque aéreo que si estuvieran más cerca, en cuyo caso podrían concentrar el ataque en ambos?

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates