Imprimir

LA OBRA DE SANCHO EL MAYOR DE NAVARRA (1004-1035)

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Medieval

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

sac

LA OBRA DE SANCHO EL MAYOR DE NAVARRA (1004-1035)

TOMÁS SAN CLEMENTE DE MINGO

 

El reinado de ese monarca coincide con la crisis del Islam español, que tras la muerte de Almanzor (1002) y la de su hijo y sucesor Abd-el-Malik (1008), inicia su decadencia convirtiéndose el califato en una multitud de reinos de taifas enemistados entre sí. En pocos años, los estados del norte se hallan ahora no solamente aliviados, sino también en condiciones de imponerse a unos musulmanes caracterizados por su poca unión.

al

                                                                                        ALMANZOR
En esta etapa, Sancho el Mayor terminó por ser reconocido como el soberano más influyente y poderoso de la cristiandad española.
Sancho consiguió una rectificación favorable de la frontera a costa del reino musulmán de Zaragoza; así pudo consolidar una línea de castillos (des de el valle de Funes, pasando por Sos y Uncastillo hasta Murillo del Gállego y Loarre, en un avance territorial modesto pero de vital importancia estratégica) que apenas había de experimentar variaciones hasta finales de aquel siglo.
Hay que añadir la incorporación de las tierras de Sobrarbe (alto valle del Cinca) de donde expulsó a los musulmanes que habían dominado hasta Boltaña. El condado de Ribagorza, invadido y ocupado por el hijo de Almanzor fue también incorporado por Sancho el mayor a sus dominios por vía familiar: a doña Mayor, tía de la mujer del rey navarro, correspondía dicho condado. La condesa, a la que su ex marido el conde de Pallars pretendía arrebatar el territorio, obtuvo la ayuda de su pariente Sancho el mayor, que al mismo tiempo liberó de los musulmanes el sur de Ribagorza. Doña Mayor renunció en el navarro todo el condado y se retiró a su tierra natal de Castilla.
Sancho el Mayor, llamado el quadrimano ( el que tiene cuatro manos) por su habilidad guerrera, tuvo buenas relaciones con los condes Berenguer Ramón I de Barcelona y Sancho Guillermo de Gascuña. El primero era cuñado y el gascón tío, y a la muerte del segundo optó el pamplonés por sus derechos aunque rápidamente cejó en su empeño cuando apareció el sobrino carnal del difunto.
Al morir en 1017 Sancho García, conde de castilla, dejaba un hijo, García, de siete años de edad. El navarro intervino en Castilla protegiendo los derechos del joven conde, a la sazón cuñado suyo, tanto frente a los infanzones castellanos como frente al rey de León que intentaba recuperar los territorios entre el Cea y el Pisuerga. El navarro casó a su hermana Urraca con Alfonso V de León y con igual objeto pacificador, al morir Alfonso V en 1028, gestionó el matrimonio de García de Castilla con Sancha, hermana del nuevo rey leonés Vermudo III. Pero este último enlace no se produjo al ser asesinado el joven conde por unos exiliados castellanos (los Vela en 1029). Sancho el mayor tuvo que hacerse cargo del gobierno de Castilla, que le correspondía por su mujer doña mayor, hermana primogénita del conde asesinado. No se tituló en ningún momento como conde de castilla, sino que tal título recayó en su segundo hijo Fernando.
En León también intervino nuestro protagonista. Pese a que algunos autores han hablado de una ambición imperialista por parte de Sancho, lo cierto es que la presencia del navarro en León fue por acuerdo y en auxilio del rey Vermudo (joven de 17 años) y no en hostilidad contra él. Buena prueba de que las relaciones eran amistosas fue el matrimonio que se realizó entre Sancha, hermana del leonés, y Fernando de Castilla, hijo del navarro.

mapa san

                                               EL REINO DE PAMPLONA A LA MUERTE DE SANCHO (1035)

Su obra se complementa  como restaurador de la vida monástica y eclesiástica. Así mantuvo relaciones con la abadía de Cluny, de donde el abad Odilón le envió un grupo de monjes españoles. Estos introdujeron la observancia de la regla bendictina en los principales monasterios del reino (San Juan de la peña, irache, Albelda, Oña).

 

 

SALUDOS

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates