Imprimir

LOS CINCO EJÉRCITOS Y LA TOMA DE NICEA

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Medieval

Valoración del Usuario:  / 6
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

MEDIAVIDA

LOS CINCO EJÉRCITOS Y LA TOMA DE NICEA

TOMÁS SAN CLEMENTE DE MINGO

En el contexto de la primera cruzada, el ejército o ejércitos de los varones latinos eran para su época de tremendas dimensiones. Se cree que en total los ejércitos cruzados sumaban varios miles de caballeros: Raimundo de Saint- Gilles, Godofredo de Bouillon y Roberto de Normandía capitaneaban cada uno cerca de mil caballeros, y el conde de Blois y el conde Flandes a varios centenares, y Bohemundo se elevaba a siete u ocho mil hombres, debía de tener no menos de quinientos caballeros bajo sus órdenes. El caballero a su vez representaba una unidad de combate que comprendía a cinco o seis soldados escogidos. Aparte de los caballeros, estos ejércitos contaban con arqueros, técnicos, desde ingenieros hasta encargados de las máquinas de guerra. En definitiva, un extenso número de personal auxiliar. Los soldados rasos, gente de pie armada con lanzas pequeñas, garrotes y cuchillos, también tenían criados a su cargo que no combatían, pero que se empleaban en otras tareas del campamento y asedio.
Los ejércitos( eran cinco: el de los lorenenses, el de los provenzales, el de los flamencos y los franceses, el de los normandos y el de los normandos de Sicilia) asustaron por sus dimensiones al Basileus Alejo Comneno. De hecho los griegos atemorizados creyeron que los latinos podían apoderarse de Constantinopla.
Iban bien preparados. Sabían que los turcos eran unos temibles adversarios y no creían que fueran a vencerles con la sola intervención divina. Sabían perfectamente el riesgo que corría un gran ejército en un país extranjero y hostil. Y tenían como enemigo a un pueblo conquistador y dominante. También conocían los cruzados que los turcos no eran una fuerza homogénea y que la herencia de Malik-shah había caído en manos de diversos herederos que se disputaban la hegemonía, que era el momento acertado para intentar derribar el poderío turco, y el camino de Jerusalén pasaba por Nicea y que tanto ellos como Bizancio necesitaban vencer primero a los turcos en Asia Menor y establecer el dominio griego en el camino de los Santos Lugares.

cruz
El primer objetivo del ejército cruzado (ahora contaba con el contingente griego al mando de Tatikios) fue la ciudad de Nicea, fortaleza situada casi en frente del Bósforo, ciudad con un pasado cristiano y plaza de vital importancia en vistas a la seguridad de Constantinopla. Ciudad (Nicea) que dieciséis años antes había caído en manos de los Selchuquíes, era ahora la capital del sultán Qilich-Arslan, hijo de Sulayman. Cuando desembarcaron los cruzados, el sultán estaba combatiendo en las montañas de Armenia contra otro soberano turco, Malik Ghazi Gumushtekin, hijo de Danichmand, que hacía tiempo disputaba a los selchuquíes el dominio del norte de Asia Menor, desde el mar negro hasta el Caspio. Aún así mandó refuerzos para hacer frente a los cruzados: demasiado tarde. La ciudad estaba rodeada y las tropas turcas fueron rechazadas con una facilidad pasmosa. Tras un mes y medio de sitio, la guarnición de Nicea y la esposa de Qilich- Arslan negociaban las condiciones de la rendición.
El sitio no fue nada fácil, pues era una ciudad grande y bien defendida. Los cruzados y griegos trabajaron hombro con hombro y complementándose perfectamente. Si los latinos eran más numerosos, los griegos desempeñaron un papel fundamental gracias al uso de su maquinaria y a su flota.
La toma de Nicea fue la primera gran victoria del ejército cruzado, pero también abrió ciertas diferencias entre griegos y cruzados, pues la guarnición sitiada de Nicea negoció con el griego Tatikios su rendición, y a través de él con el emperador, a espaldas de los cruzados. Los turcos veían más natural dirigirse a los griegos por razones de vecindad, pero lo peor es que no comunicaron nada a los cruzados y estos prepararon el asalto y el día 28 de junio y justo cuando iban atacar el bastión musulmán se encontraron que en las torres ondeaban las banderas imperiales: Nicea volvía a ser bizantina. Los jefes cruzados fueron lo bastante correctos y no demostraron su descontento.

SALUDOS

 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates