Imprimir

NI CORONA CATALANO-ARAGONESA NI CONFEDERACIÓN, SIMPLEMENTE LA FORMACIÓN DE LA CORONA DE ARAGÓN

Escrito por Tomás San Clemente De Mingo on . Escrito en Medieval

Valoración del Usuario:  / 15
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

ramiromon

NI CORONA CATALANO-ARAGONESA NI CONFEDERACIÓN, SIMPLEMENTE LA FORMACIÓN DE LA CORONA DE ARAGÓN

TOMÁS SAN CLEMENTE DE MINGO

La falsificación de la Historia no es algo novedoso, ni siquiera un fenómeno exclusivo de nuestro país, España. Churchill, Stalin, Hitler y otros más lo hicieron en sus propios países. Evidentemente el poder como sistema precisa de una justificación para su existencia y esa justificación se basa en una deformación de la Historia, a veces clara y burda, otras, más sutil.
Asociamos dicha tergiversación, erróneamente, con regímenes autoritarios o dictatoriales, y la realidad sorprende. En efecto, en la actualidad en España gozamos de un régimen democrático, y no por ello la manipulación de conceptos y definiciones dejan de estar a la orden del día. El caso catalán es sorprendente; se intenta acaparar todo lo que es la comprensión del pasado; ya sea a través de los medios de comunicación, ya sea a través de los libros del texto, ó de supuestos historiadores con las más variopintas teorías insostenibles. Todo supeditado a unas directrices emanadas de un poder político que no tiene el más mínimo remordimiento a la hora de cambiar el pasado por "algo" procedente de su propia ideología, basada en el deseo actual (y hay que proyectarlo al pasado) de una Cataluña independiente, y que es ajeno a cualquier estudio científico.
Esto no es nuevo, ya en el siglo XIX, los conceptos y las definiciones sufren algunas modificaciones que responden a un nacionalismo catalán que intenta alterar el pasado. En este sentido se empieza hablar de confederación catalano-aragonesa ó de Corona catalano- aragonesa. Poco a poco, estas inexistentes entidades (no existieron, por supuesto) se van haciendo hueco en el imaginario colectivo. También se llega hablar (en la actualidad también), erróneamente, de monarcas y reyes catalanes ó de países catalanes. Evidentemente, se están atribuyendo a Cataluña unas definiciones de un territorio histórico que no tuvo jamás. Definiciones inventadas, fruto de unas falsificaciones conceptuales, persistentes, que van calando poco a poco y que llegan a ocupar un espacio en manuales de Historia, incluso a nivel universitario, y estatal. De hecho, en" La Historia de España" dirigida por el ya desaparecido Manuel Tuñón de Lara, en el volumen IV "Feudalismo y consolidación de los pueblos Hispánicos (siglos XI-XV) editado en Barcelona en 1994, en la página 227 se dice lo que sigue:

" En la primera mitad del siglo XII, un hecho capital vino amodificar sustancialmente la estructura política de la Península: nos referimos a la formación de la Corona catalano-aragonesa"

"nos referimos a la formación de la Corona catalano-aragonesa" ejemplo claro de lo que acabamos de referir más arriba. La prelación es importante y lo "catalán" debe de ir primero porque es lo más significativo y debe de reseñarse según este historiador de la Universidad de Barcelona (José María Salrach) , además de poner con el mismo status, siendo benévolos, el Reino de Aragón y el condado de Barcelona. Y la verdad es que no hubo ni rey catalán ni reino.

Por parte de los historiadores hay cierta dejadez ó , dejémoslo en despreocupación, por estos asaltos indiscriminados hacia la propia Historia. Desvirtuando el carácter científico de la misma, transformándola en una especie de cuento, a gusto del narrador . Si bien es cierto que es necesario progresar en el conocimiento de nuestro pasado e intentar abrir nuevas vías de investigación a través de artículos científicos, conferencias, libros, y tesis, también es imprescindible que, ante estas abyectas pretensiones ahistóricas, la respuesta académica debiera de ser enérgica y sin contemplaciones. Estaremos expectantes.


FORMACIÓN DE ARAGÓN


En octubre de 1131 Alfonso I el batallador y a la sazón rey de Aragón, mientras situaba la ciudad de Bayona se le ocurrió dictar un asombroso testamento según el cual legaba su reino a las órdenes de hospitalarios, Templarios y Santo Sepulcro. Hay que recordar que Alfonso I no tuvo descendencia. El testamento fue ratificado en 1134 por el propio rey después de la batalla de Fraga de julio de ese mismo año. Tres días después fallecería el monarca en la localidad de Poleñino (Huesca). Los aragoneses, en una asamblea celebrada en Jaca, se resistieron a acatar dicho testamento y el 11 de septiembre proclamaron rey a su hermano Ramiro (apodado el monje), que era clérigo y acababa de ser nombrado obispo de Barbastro.
Aunque Ramiro II, no podía reinar dada su condición de clérigo, asumió el reino y entre el 11 de septiembre y mediados de octubre de 1134 recorrió todas sus tierras para recibir juramento de fidelidad de sus súbditos, que lo reconocieron como soberano legítimo. Mientras, el reino de Pamplona, cuyo trono había ocupado el rey de Aragón desde 1076, proclamó a su propio monarca en la figura del noble García Ramírez, y se segregó de los dominios del rey de Aragón, sumando a las de Pamplona las tierras de Tudela, configurando el reino de Navarra. En mayo de 1135 ambos soberanos firmaron el pacto de Vadoluengo fijándose los límites fronterizo entre Aragón y Navarra.

garra

ESCULTURA DE GARCÍA RAMIREZ


Ramiro II ni estaba preparado, ni quería gobernar el reino. Buscó deprisa un heredero que garantizara la sucesión, para ello precisaba de un matrimonio legítimo. La esposa elegida fue Inés de Poitou, una viuda de 30 años que había sido madre de tres varones y hermana del duque Guillermo IX de Aquitania, y sobrina de Pedro I de Aragón, el hermano de Ramiro II.
La boda se celebró en Huesca el 13 de noviembre de 1135, y por la condición de clérigo del rey fue denunciado al Papa. Si los problemas eran pocos, se sumó la presencia en Zaragoza del rey Alfonso VII de León y Castilla, que la ocupó con la excusa de defenderla ante un posible ataque musulmán. Además, el 10 de junio de 1136 el Papa Inocencio II pidió que se cumpliera el testamento de Alfonso I y se entregara las posesiones a las tres órdenes religiosas.
El 11 de agosto de 1136, la reina Inés dio a luz una niña, bautizándola como Petronila. Pero el matrimonio Ramiro- Inés todavía no había sido admitido como legítimo por el Papa.
Petronila no podía gobernar, sólo transmitir la realeza a través de su sangre. Había que buscar un esposo para la hija de Ramiro II. El elegido fue Ramón Berenguer IV ( conde de Barcelona desde 1131) de 25 años y cuñado de Alfonso de León Castilla. El 11 de agosto de 1137 en Barbastro se firmaron las capitulaciones matrimoniales. Ramiro II entregaba a su hija Petronila (1 año de edad) como futura esposa a Ramón Berenguer IV. Ramiro II, entre otras cuestiones, añadía al acuerdo que si moría Petronila antes de tener descendencia, el conde Barcelona tendría el reino "libre e inmutable, sin impedimento alguno" tras la muerte también de Ramiro II, el cual se reservaba el derecho de señorío y el título de rey en el reino de Aragón y en todos los condados de Ramón Berenguer "mientras le placiera". El acuerdo para la primera parte de este texto es muy revelador:

"... Yo, Ramiro, rey de los aragoneses por la gracia de Dios, te doy a tí, Ramón, conde y marqués de los barceloneses, con toda la integridad, el reino de los aragoneses..."

ARCHIVO CORONA DE ARAGÓN, pergaminos de Ramón Berenguer IV, nª86

Ramón Berenguer IV se convertía en administrador del reino de Aragón y el título de rey (la dignidad real) fue conservado por Ramiro II. Petronila aportó los territorios de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, el condado de Arán y el reino musulmán de Zaragoza; por su parte, Ramón Berenguer IV lo hacía con los condados de Barcelona, Gerona, Ausona, Besalú y Cerdaña Sur.

Tras los esponsales, el conde Barcelona regresó a su tierra, la reina Petronila quedó al cuidado de los nobles aragoneses y el rey Ramiro se retiró a la vida monástica. El acuerdo firmado en Barbastro dio origen a la llamada Corona de Aragón.

 

SALUDOS

 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates