Imprimir

LOS CAROLINGIOS TRASPASANDO LOS PIRINEOS

Escrito por Tomás San Clemente de Mingo on . Escrito en Medieval

Valoración del Usuario:  / 10
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

ro

 

LOS CAROLINGIOS TRASPASANDO LOS PIRINEOS

Tomás San Clemente De Mingo

 

 

La consolidación de la dinastía carolingia en Francia repercutiría en la situación de los terrenos adyacentes; nos referimos a los sudpirenaicos. La primera intervención de Carlomagno en el norte peninsular, en 778, con objeto de establecer un protectorado sobre los sarracenos rebeldes a la autoridad del emir Abd al-Rahman I, al parecer en connivencia con los abasíes y con los núcleos hispánicos cristianos disconformes con la soberanía islámica sobre sus territorios, fue un estrepitoso fracaso. La ciudad de Zaragoza no abrió sus puertas a las tropas de Carlomagno, éstas saquearon Pamplona, igualmente remisa a ayudarles, y, de regreso a Francia, la retaguardia de las tropas dirigidas por el duque de Bretaña (Rolando) fueron aniquiladas por los vascones en el desfiladero de Roncesvalles. En el combate murieron el senescal Egihardo, el conde Anselmo y el propio Rolando, y los vascones se hicieron con el botín y desaparecieron entre las montañas.

ro
Eginardo, panegirista de Carlomagno, explica que fueron los vascones quienes tendieron la emboscada al ejército carolingio y que la derrota no pudo ser vengada de inmediato porque, una perpetrado el golpe, se dispersaron los vascones de tal manera que fue imposible localizarlos.
La derrota demostró el peligro que para el reino franco suponía una frontera meridional desguarnecida e hizo que se planificara la fortificación de la misma, desde pamplona hasta el Mediterráneo. Los habitantes de dichas zonas pirenaicas secundaron esta política y, con su apoyo, los carolingios mantendrían la frontera fortificada o marca hispánica en Cataluña. Mientras, los pamploneses se alzaban contra el dominio de los Banu Qasi, arabizados, y reconocían por caudillo a Velasco, buscando la amistad de los francos, pero sin sometérseles.
Aprovechando el descontento contra el dominio islámico que se producía en los Pirineos Orientales, las tropas carolingias, en una nueva incursión preparada de antemano, avanzaron por el sur de los Pirineos y ocuparon Gerona (785) y, si bien los andalusíes organizaron una aceifa de castigo (793) que llegó por el antiguo camino romano de la costa catalana hasta Narbona; no lograron recuperar el dominio de la zona.

 

 

Los puntos estratégicos de éste quedaban reorganizados por Carlomagno y sus gentes, potenciando una nueva vía de penetración desde Cerdaña por los valles del Cardener y el Llobregat : fortificaciones de Cardona, Caserres y Vic (798). Se erigió el condado de Osona, encomendándolo al conde Borrell, y Luís el Piadoso, el hijo de Carlomagno, alcanzó a ocupar Barcelona (801), rendida después de un fuerte asedio y cedida al conde godo Bera I, hijo de Guillermo de Gellone, que la gobernó hasta ser depuesto y exiliado (820).

luis
Los habitantes de Baleares también pidieron ayuda a los francos para librarse de los piratas sarracenos y de los mauros norteafricanos que obstaculizaban el comercio marítimo, y los carolingios le prestaron su ayuda y ocuparon Mallorca y Menorca (799), temporalmente. La actividad llevada a cabo por Luís el Piadoso condijo a la ocupación de otros valles pirenaicos y a la toma de Huesca (799).
En Cataluña, a las conquistas de Caserres, Manresa y Barcelona, no tardó en seguirle Tortosa (811), después Pamplona (806). Se erigió, entre otros, un pequeño condado de Aragón, al oeste de Huesca, gobernado desde Jaca por el conde godo Oriol (809).
La organización debió de ser parecida la de las restantes marcas o distritos fronterizos carolingios, estableciendo una zona fronteriza fortificada, constituida por una línea sinuosa de torreones circulares de madera, levantados en los puntos más estratégicos y en torno a las vías de acceso, y creando una serie de condados (Gerona, Ampurias, Urgel, Cerdaña, Osona, Barcelona, Besalú, Pallars, Ribagorza, etc)

 

 

BIBLIOGRAFÍA: RIU RIU Manuel: Edad Media (711-1500), Madrid, 1989

 

 

 

SALUDOS

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Comentarios   

+2 #1 Tomás San Clemente 12-02-2014 16:09
Señores, debemos de comentarle una incidencia que ha ocurrido sobre éste artículo. Una de las imágenes que habíamos incorporado procedía de la web artehistoria, al no ver el copyright de la misma, pensamos que era de libre acceso y sencillamente se incluyó en el texto. Poco después apareció un cartel que cubría la imagen diciendo "artículo plagiado" más o menos. Lo cierto es que el artículo, ni mucho menos, es copia de dicha web y se ha extraído de la bibliografía que aparece al final del mismo. De todas formas, el que suscribe y autor del texto (Tomás San Clemente De Mingo ) les pide a todos ustedes disculpas, y quedo a su entera disposición para lo que crean conveniente. Por supuesto la imagen ha sido suprimida. Un saludo

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates