Imprimir

Fuentes para la Historia.

on .

Valoración del Usuario:  / 3
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Si bien, cuanto más nos alejamos del presente hacia el pasado, nos encontramos con el grave problema de encontrar fuentes que nos lleven a conocer la Historia de los pueblos, sucede justo lo contrario conforme nos vamos acercando a la actualidad.

Es decir, el historiador se ve completamente desbordado por la grandísima cantidad de documentos, memorias, testimonios, restos, etc. a la hora de reunir material para su investigación y se ve en la dolorosa necesidad de seleccionar parte del mismo ante la imposibilidad material de consultarlo absolutamente todo.

Si no fuera bastante, las nuevas tecnologías han incrementado el volumen de las fuentes; mails, grabaciones digitales... y blogs.

1

Os mostramos un documental emitido por el History Channel que habla de la profusión de los blogs editados por los soldados destinados en Oriente Próximo y que plantean a los historiadores (y a los aficionados a la Historia) un interesante debate historiográfico.

Con este documental, inauguramos la sección Tribuna de Opinión, esperando que sea de vuestro agrado y, principalmente, que suscite un debate enriquecedor para todos:

 

 

1ªParte.

2ª Parte.

3ª Parte.

4ª Parte.

5ª Parte y última.

 

Una parte importante de la documentación por parte del historiador es la consulta de las cartas de los soldados intervinientes en la acción analizada.

¿Sustituirá la creación de blogs esta fuente de estudio?

El combatiente tiene un visión muy limitada de lo que sucede a su alrededor y está muy influenciado por el entorno.

¿Se deberá tomar el testimonio reflejado en los blogs sin una crítica previa?

La censura postal ha estado presente en cada conflicto del siglo XX, ¿está también presente en el mundo digital? O, por su inmediatez, ¿se escapa al control de la Inteligencia Militar?.

Una cuestión añadida sería de de la efímera existencia del material digital en la red. ¿Convendría, entonces, que alguien recopilara este material y lo depositara en un soporte menos perecedero para posterior consulta?

Esperamos vuestras opiniones y análisis.

Saludos.

Ignacio Pasamar.

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Comentarios   

0 #2 Javier Bragado 07-02-2013 10:33
Hola, me estreno dando mi aportación en esta entrada sobre las fuentes, cruciales para la investigación, y por tanto de la interpretación y construcción de la Historia. Tema interesantísimo el de la validez y posibilidades documentales de la documentación privada (muy de relieve en estos días en España por el caso Bárcenas, aunque las fuentes hacendísticas tienen sus propias complicaciones)

Opino como Tomás que los blog no van a ser un sustitutivo de la correspondencia escrita como fuente histórica, en todo caso un complemento. Lo que sí es cierto es que ahora es más frecuente plasmar por escrito una reflexión acudiendo antes un teclado que al bolígrafo o al lápiz, lo que limita la producción escrita (por rapidez, cuestión de hábitos, etc). Efectivamente el inconveniente es la obsolescencia de los formatos informáticos. Yo pienso muchas veces en lo fácil que es localizar archivos en el ordenador y manejarte con ellos, pero también pienso lo fácil que es borrarlos intencionadamen te, o que simplemente, el ordenador no responda. Todas las fuentes tienen sus peligros de destrucción, pero es menos frecuente quemar papeles que borrar archivos, por lo que una solución para su conservación es transformarlos en papel: imprimirlos y almacenarlos. Aquí ya entraríamos en el debate sobre la conveniencia de hacerlo o no y quien sería el responsable.

Por lo pronto opino que imprimamos todos los archivos de ordenador (escritos, fotos, de todo) que tengan un cierto valor para nosotros para garantizar su conservación, y así de paso, facilitamos la tarea de archiveros e investigadores en el futuro.

En cuanto a la crítica de los blogs o de la correspondencia , la crítica es necesaria siempre. Precisamente el valor de la documentación privada es que es subjetiva. Juntando después testimonios subjetivos se construye un relato más objetivo (cuestión de la utilización de la Memoria Histórica como fuente para la Historia, por ejemplo). La documentación privada plasma lo que nos impediría hacer nuestra propia autocrítica o auto-censura, y eso tiene mucho valor. Lo que se plasma en los blog dependerá de la intención de cada uno, pero pienso que es mucho más intimista una carta o un e-mail privado que algo que por definición tiene vocación de ser compartido – y por tanto sometido a crítica del resto-. Aún así es interesante seguir estos testimonios como complemento a otras fuentes, que si además son de soldados, mejor que mejor para acercarnos a su psicología y entendimiento de la guerra.

El acceso a las fuentes históricas en la actualidad a través de Internet para mi es revolucionario, y nos facilita mucho la tarea de la investigación –mejor sobreinformació n de documentos que inexistencia de ellos, el historiador ya se encargará de descartar y limitar la investigación de forma honesta-. Aún así no hay que dejar de ver las limitaciones de cada herramienta. Por ejemplo PARES, que en mi caso ha sido un recurso muy frecuente de búsqueda. Para la Historia Militar Moderna nos puede aportar documentos interesantísimo s, pero hay que tener en cuenta que los fondos de Simancas digitalizados son bastante escasos en comparación con los del Archivo de Indias –muchísima más documentación accesible-. A pesar de los recursos existentes, es cierto que localizar documentación con un carácter tan privado y accesible al público es difícil. Y cuanto más nos acercamos al presente mucho más difícil y comprometido, por supuesto.

En definitiva, la historia contemporánea del ejército creo que es afortunada por el hecho de contar con la realidad de que los blogs de soldados se están generalizando. El problema al que se enfrenta es la conservación de esta fuente para el futuro.
Para terminar quería reseñar un artículo de David García Hernán muy interesantes para enfocar las investigaciones en Historia Militar, que aunque centrados en la Edad Moderna, pueden darnos ideas para otras épocas sobre el enfoque de nuestra metodología y las limitaciones y aportaciones de diferentes tipologías documentales –entre ellas la correspondencia privada, diarios de operaciones, etc-. Agradecería que compartierais bibliografía equivalente para el estudio de la Historia Militar Contemporánea, al fin y al cabo, cada contexto tiene su problemática y fuentes.

-GARCÍA HERNÁN, David. “Historiografía y fuentes del estudio para la guerra y el Ejército en la España de Antiguo Régimen”, Revista de Historia Militar, Nº Extra, 2002, p.189.
0 #1 Tomás San Clemente 01-06-2012 13:40
El debate sobre las fuentes para los historiadores sigue teniendo vigencia en la actualidad. Con la inclusión de las nuevas tecnologias, el abanico de posibilidades de consulta se ha multiplicado. Pero quizás su importancia incide, en mí opinión, en periodos concretos de la Historia; me refiero a la historia del presente ó actual como se ha venido denominando . Si que es cierto que las nuevas tecnologías han puesto al alcance del "gran público"documen tación que anteriormente, sino se iba al archivo, no había manera de conseguir; la Plataforma PARES del Ministerio es un claro ejemplo de ello ó la página de legislación histórica entre otras.
En cuanto a las cartas no creo en su sustitución por los blogs. Me explico, las cartas tienen un caracter más intimista que no los blogs. Estos últimos, su acceso es para cualquiera que quiera y su autor es consciente de ello. La carta como tal, habría que analizar a quién va dirigida y qué caracter tiene: crítica, informativa, denunciativa, etc. En definitiva habría que someter a crítica, tanto los blogs como las cartas, como cualquier otra fuente siempre que se pueda, y si es posible cruzar con otras fuentes.
En efecto, el soldado combatiente tiene una visión limitad y sesgada pero no por ello su testimonio debe ser "anulado". De hecho, nadie es ajeno a la realidad que le rodea; con esto se puede entrar en el debate de la objetividad del historiador . Dificil cuestión; hablando de fuentes, el historiador tiene en sus manos la acción de discriminar el tipo de fuentes y la interpretación de las mismas. No se puede tener en cuenta el testimonio, reflejado en un blog de un soldado sin someterlo a crítica, es demasiado arriesgado. Por otro lado, sí que estaria de acuerdo en el almacenamiento de este tipo de material para su posterior consulta, el problema es su uso posterior.

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates