Imprimir

VEN, DULCE MUERTE, VEN.

on .

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

A toda una generación, Sven Hassel, nos introdujo en la Historia Militar por la puerta de atrás: una puerta que, en nuestro país, en donde la Historia Militar está tan mal considerada por las instituciones académicas, se torna en puerta principal.

En nuestro caso, tanto el de Félix como el mío, el libro primigenio fue Montecassino: llegando a convertirse, con el paso de los años, en casi un mito con un lugar destacado en nuestras librerías.

1

Hassel ha fallecido a los 95 años... el Viejo, Porta, Hermanito, el Legionario... Ven, dulce muerte, ven.

Descanse en paz: nuestro agradecimiento vaya contigo.

Sven Hassel, crudo narrador de la guerra más brutal
El autor de ‘Los pánzers de la muerte’ falleció a los 95 años.

 

Jacinto Antón (El país).


Sven Hassel se ha ido a hacer compañía a sus viejos camaradas del frente. El controvertido novelista autor de Los pánzers de la muerte, Batallón de castigo, La legión de los condenados o Los vi morir, entre otros muy populares títulos, ya se ha marchado en pos de Porta, Hermanito, el Legionario, Barcelona y el Viejo, ese inolvidable grupo de corajudos, correosos, soeces, descreídos y definitivamente nada fanatizados (excepto en la brutal lucha por sobrevivir) soldados de un batallón disciplinario de la Wehrmacht durante la II Guerra Mundial —sin olvidar al gato Stalin—, soldados a los que, según afirmaba, había conocido cuando él mismo combatía a su lado en la unidad.

Sven Hassel, que ha vendido 50 millones de ejemplares de sus libros, traducidos a una veintena de idiomas, se lleva las dudas sobre su pasado a la tumba. Sostenía que, nacido en un pueblecito danés en 1917, había ingresado a los 17 años en un regimiento de húsares de su país y luego, en 1938, se había apuntado voluntario para a continuación luchar en el ejército alemán durante la segunda contienda mundial, sirviendo en prácticamente todos los frentes (escenario de sus historias), excepto en el norte de África. Sus novelas, entonces, serían un testimonio personal de la guerra a través de las tremendas vivencias de ese puñado de personajes, en uno de los cuales —llamado también Sven—, se representa a sí mismo.

2

Con los años han surgido voces que cuestionan esa biografía oficial y que incluso apuntan que Hassel no solo no vivió las experiencias de sus relatos, que le habrían sido explicadas tras la guerra por veteranos daneses de las SS, sino que fue en realidad un nazi danés que permaneció en su país. En todo caso, los especialistas en temas militares han detectado errores en sus novelas y situaciones del todo imposibles, como que los alemanes pusieran en manos de soldados de un batallón disciplinario los punteros carros Tiger y Panther.

Sus partidarios le defienden recordando que sus novelas —una de las cuales, Los pánzers de la muerte, fue llevada al cine— son eso, novelas, y que si bien la médula de las historias que narra es bien real, Hassel las trasladó conscientemente al terreno de la ficción. Sea como sea, lo innegable es que si bien sus 14 títulos muestran la contienda desde el bando alemán y llevan a solidarizarse con las penurias de los soldados germanos, el punto de vista es profundamente anitinazi y lo que se deriva de las novelas, pese a todas sus aventuras, que son muchas, es un profundo horror, por no decir asco, por las miserias de la guerra. Mucho antes de la actual moda de contarlo y mostrarlo todo de manera descarnada, Hassel, y era una sorpresa al leerlo en los años sesenta y setenta (ahora lo reedita Inédita), no ahorraba ejecuciones sumarias, torturas, violaciones, muertes horrorosas descritas pormenorizadamente y cien mil otras barbaridades. Desde luego no es la prosa de alguien que glorifique la guerra y el espíritu marcial. La mayoría de sus protagonistas reflejan sentimientos antimilitaristas y antinazis, empezando por el nihilista Porta, un antihéroe que gusta de cargarse la rígida uniformidad prusiana luciendo un sombrero de copa amarillo.

3

Seven Hassel, que murió el pasado día 21 a los 95 años, residía en Barcelona desde 1964. Le visité en su casa en una ocasión en 1996 y me pareció un personaje difícil de clasificar, la verdad. Sus novelas, que para muchos de nosotros significaron el primer contacto con la realidad de la guerra, mucho antes de Beevor y de Spielberg, tienen algo de un Remarque de baratillo, llenas de crudeza y de una humanidad primaria pero sin la profundidad y no digamos ya la calidad literaria del autor de Sin novedad en el frente. Por no señalar que este nunca hubiera coleccionado objetos militares ni guardado religiosamente sus (supuestas) insignias, como hacía Sven Hassel, que me enseñó orgulloso su colección de sables, cascos y gorros y los parches con las calaveras bordeadas de hilo rosa de su unidad pánzer. Cuando nos despedimos en aquella ocasión, Hassel, ya muy mayor, me soltó un inesperado “¡Nos veremos en el Valhalla!”. Una curiosa ocurrencia para quien se supone asqueado de la guerra. Él no sé, pero Porta, el condenado y deslenguado Porta, seguro que no ha ido allí.

4

Dejamos el presente artículo y obituario en Tribuna de Opinión por si algún internauta desea dejar unas palabras como pésame.

Saludos.

Vive le mort, vive le guerre, vive le sacrè mercenaire.

¡Comparte esta entrada!

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedIn

Comentarios   

0 #5 Jose Miguel Fernandez 10-08-2014 20:08
Por mi parte, conoci la obra de Sven Hassel un poco mas tarde poco antes de la "mili" 1º/88, cuando en un rastrillo encontre un viejo libro amarillento titulado "General SS" que nos describe la batalla de Stalingrado y su posaterior huida del cerco bajo el mando de un General de las SS, poco creible que un General de las SS huyera de Stalingrado y ademas reuniera por el camino un variopinto grupo de soldados que estaban los protagonistas de siempre, algunos SS, aviadores, soldados de infanteria y si no recuerdo mal creo que habia algun marinero de las fuerzas del Volga, huelga decir que al final tras llegar a las lineas alemanas, el General es arrestado y fusilado por todos los cargos habidos y por haber, desde el de desercion al de traicion.
0 #4 javivi 12-06-2013 17:40
El primer libro sin dibujos que lei en mi vida, con 8 años, fueron Los panzer de la Muerte. A mi hijo de esa edad no se lo permitiria, pero para mi comenzo una aficion por la lectura y la historia militar que duran hasta hoy. Claro que entonces los columpios eran metalicos y estaban llenos de esquinas...
0 #3 BSC 27-02-2013 17:12
yo me hice carrista por el puñetero Sven me bebia sus novelas de chaval... y si al final todo era mentira...k importa?...el poso k keda fueron los buenos ratos k me hicieron pasar sus novelas
0 #2 GuTiX 28-09-2012 23:38
Una lástima, yo encontré sus libros en la biblioteca de mi pueblo y empecé a devorarlos, todo esto con unos 16 años. Me impactaron bastante porque no se parecía a nada de lo que había leído hasta el momento sobre la SGM. Disfruté muchísimo leyendo sus libros. DEP
0 #1 Paco Bonilla 26-09-2012 20:02
Descanse en Paz, un notable escritor de personajes, qué grandes fueron Porta, Heide, Von Barring, El Viejo.

No tienes permiso para dejas comentarios

Download from BIGTheme.net free full premium templates